Mucho antes de que surgieran las llamadas “gastrotabernas” o “gastrobares” en Granada ya existía un rinconcito en el que lo “gastro” era una realidad. En 1993 nació La Tana aunque yo la conocí un poco más tarde, no por falta de interés, sino porque mi DNI por aquellos días aún no me permitía probar todos sus caldos.
Siempre digo que si algún día me pierdo que me busquen aquí, en la esquinita de la barra, junto a la cocina y apoyada en una de las cavas, donde Jesús, uno de los más reconocidos sumilleres jóvenes de Andalucía, además de tener joyitas como este Chivite Colección, te sirve los mejores cavas y recomienda sus mimados vinos de “Graná”.
Lugares como estos son los que en su día a día demuestran que lo “gastro” es un adjetivo redudante, carente de sentido cuando hablamos de un lugar en el que se bebe bien y se come mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s