Tapas&Blogs, Guía Repsol y Coque: el éxito de la confianza en el 2.0.

Generar 4.416.623 impresiones en Twitter y tener una audiencia en esta red social de 274.240 personas a mis ojos es algo que muchas agencias de publicidad quisieran tener para sus clientes. Y más si tenemos en cuenta que se consiguió en apenas cuatro horas.

Imagen

Es cierto, no me prodigo en eventos gastronómicos, muchos son los motivos, pero el último Tapas&Blogs me llamaba la atención desde hace meses. Se juntaban mis ganas de conocer esta iniciativa gastronómica, organizada junto a Guía Repsol, con las de poner cara a algunos de los blogueros más influyentes en la “gastro-red” y mi interés en conocer el menú Natura de Mario Sandoval de Coque (una estrella Michelín y dos Soles de la Guía Repsol). Bueno, eso, e informar de primera mano sobre cómo se desarrolla una cena en la que más de setenta personas se quedaron en la odiada lista de espera. La cita comenzaba a con puntualidad y sus organizadores, Alfonso de Recetas de Rechupete, Marta Miranda y Lúa Monasterio de Guía Repsol, entre otros, nos bajaron a la impresionante bodega de Coque donde se entregaron los premios de fotografía convocados por Guía Repsol y Tapas&Blogs (http://apps.repsol.com/gastrofoto/). Un concurso público para amantes, que no profesionales, de la fotografía gastronómica.

Imagen

(I-D) El chef Mario Sandoval, Lúa de Guía Repsol y Alfonso de Recetas de Rechupete durante la entrega de premios.

Una vez entregados los galardones una gymkana gastronómica por las instalaciones del restaurante nos mezcló la intriga y la diversión con el gran menú de Coque bañado con vinos de Marqués de Riscal. Y así, tras los impresionantes aperitivos regados con un interesante rioja de Bodegas Amaren, Mario nos recibió en el corazón de su cocina con uno de los platos que abrió el menú Natura: el huevo helado.

Imagen

Huevo helado.

Y del calor de la cocina a la calidez de la sala donde comenzó el baile:

Imagen

Arriba: Hortalizas de Madrid con tierra orgánica.
Abajo: Verduras de la huerta y brotes orgánicos.

La noche se fue animando y fueron llegando piezas de ritmos más potentes.

Imagen

(I-R) Vino Ángeles de Amaren. Arroz cremoso con hierbas aromáticas. Moluscos y crustáceos con algas marinas.

Y llegó lo que para mi fue un buen rock&roll:

Imagen

(I-D) Bonito a la brasa ahumado sobre ceniza de verduras. Guiso de pepitoria con buñuelo líquido. Codorniz Ortolans con ravioli de langosta.

Finalizado este acto bajamos a la zona lounge del restaurante. Ahí llegó mi momento en la gymkana. Llegó mi trufa de la pasión.

Imagen

Pueden imaginar lo que se siente al terminar un menú y un evento organizado de diez; felicidad y orgullo por ver que en gastronomía casi todo vale: blogueros, tuiteros o periodistas están para dar a conocer lo que se cuece, lo malo, pero sobre todo lo bueno. Y con iniciativas como la del “Tapas” la gastronomía tiene un buen aliado. Por cierto, nos vemos en Ourense.

Anuncios