El “Dream Team” de los vinos en España

Jesús Barquín es director del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología de la Universidad de Granada, pero también es uno de los mayores expertos en vino que existen en el mundo. Gracias a esta segunda faceta, desde hace ya varios años, él y un grupo de amigos y profesionales del sector sorprendieron al mundo del vino con la creación del “Equipo Navazos” y con los caldos que sacaron a la luz para el deleite de todos. Pese a ser uno de los mayores expertos en vinos de España, Barquín no “se ve capacitado” para describir qué corre por sus venas cuando descubre algún tesoro.

Bajo la etiqueta “La Bota”, vinos tradicionales, sobre todo andaluces, han salido de las bodegas gracias a su complejidad y personalidad, ésa que sólo unos pocos saben descubrir y que, otros muchos, sabemos disfrutar.

NAVAZOSCABECERA

– Nacéis a finales de 2005 como “Equipo Navazos” pero, ¿por qué? En vuestra empresa se hace la lectura de la pasión y el amor por el vino, pero tiene que haber algo más.

Yo creo que nuestra relación con el vino es algo más prosaica, más por el lado del placer y el disfrute que por el de la pasión y el amor con mayúsculas. En cualquier caso, la decisión de comprar el vino que acabó siendo La Bota de Amontillado nº 1 y embotellarlo para nosotros mismos y nuestros amigos fue espontánea, favorecida por unas circunstancias muy concretas. Quién sabe si, de no haber coincidido aquel día catando en aquella bodega sanluqueña, esta historia de Equipo Navazos hubiera llegado a nacer alguna vez.

– ¿En qué momento decidís convertir en negocio lo que empezó como una pasión compartida entre un grupo de amigos?

Eso no fue una idea que surgiera de nosotros, sino de algunos de los miembros del grupo cuya profesión es distribuir y vender vino. Nos convencieron de que sería bueno aumentar la producción y poner las nuevas ediciones de “La Bota” en el mercado. A partir de ahí, era inevitable asumir una mínima estructura societaria.

– ¿Podríamos denominaros cómo una “Ong de los vinos”por ese afán de recuperar vinos olvidados?

En absoluto. Mi sensación es que más bien somos nosotros los que debemos estar agradecidos a los productores que confían en lo que hacemos. Aunque procuramos que la relación sea lo más equilibrada posible, por supuesto.

– ¿Qué pasa por vuestra mente y corazón cuando descubrís un nuevo vino que os enamora?

Es una sensación especial, pero no me veo capacitado para describirla.

– ¿Hay algún nexo en común entre vuestros caldos?

Queremos pensar que la autenticidad y la ausencia de compromiso. No nos preocupa que un vino sea extremo o intenso, incluso salvaje. En cualquier caso, queremos que hable por sí mismo de su origen.

– ¿Hay algún vino extranjero con el que os gustaría contar?

Sí, muchos. Por suerte para los aficionados al vino, en el mundo hay muchísimos vinos admirables que uno nunca se cansa de descubrir. Pero hay que ser conscientes de las propias limitaciones, y sencillamente beberlos es una magnífica opción.

– ¿Cuál es la bodega que más os ha sorprendido últimamente?

Más que de sorpresa, prefiero hablar de asombro. A mí personalmente nunca deja de asombrarme la extraordinaria colección de vinos espectaculares de todas las clases y edades que guardan, respectivamente, en Valdespino en Jerez y en Pérez Barquero en Montilla. Nadie que no haya tenido el privilegio de conocer a fondo estas dos bodegas puede hacerse una idea ni siquiera aproximada.

-¿Tenéis previsto salir de España empresarialmente?

No solemos tener planes más allá del corto plazo. Las cosas van surgiendo, incluyendo el interés de algunos importadores de otros países, y procuramos lidiar con ellas lo mejor que sabemos.

– Pese a la exclusividad de vuestros vinos, ¿cómo conseguís ese equilibrio “calidad-precio”?

Estoy de acuerdo en que es difícil encontrar vinos de la calidad de los mejores jereces y montillas por un precio tan asequible. Pero esto no es algo privativo de Equipo Navazos, sino compartido con otros muchos vinos tradicionales andaluces.

– ¿Puede hacerse socio de Equipo Navazos quién quiera?

Cuando dimos el salto a comercializar una parte de la producción a través de distribuidores profesionales, acordamos con éstos que se mantendría la relación privilegiada con las personas que desde el principio confiaron en nosotros e hicieron posible que todo esto saliera adelante. En este acuerdo hay implícita una congelación del número de “socios”, por eso no podemos tener abierta la puerta a nuevas incorporaciones, al menos por ahora y mientras no se produzcan bajas significativas.

– ¿Qué novedades tenéis a la vista?

Como novedades absolutas, en el sentido de vinos que no han visto alguna edición anterior procedente de las mismas botas o soleras, acabamos de embotellar un impresionante vino viejísimo: La Bota de Palo Cortado nº 41 “Bota NO” que viene de lo mejor y más viejo que Gaspar Florido tenía guardado en su bodega. En unas semanas embotellaremos La Bota de Vino Blanco nº 44 “florpower”, un blanco de la añada 2010 de viñas sanluqueñas de palomino fino que estuvo unos meses en bota y después un par de años más en depósito, siempre bajo velo y sin alcoholizar. Creo que este vino va a romper algunos de los clichés que se suelen tener acerca de la supuesta “neutralidad” de la uva palomino fino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s