28 frente a 7, 7 frente a 28. Maravillosa no paridad.

Beatriz, Ana, Aizpea, Begoña, Fina, Celia, Yolanda, María José, Elena, Esmeralda, Rocío, Marga, Eva, Pilar, Jorge, Rosa, Roser, Javier, Cuchita, Fernando, José, Almudena, Silvia, Eva, Pilar, Elisabeth, Dolores, María Dolores, Héctor, Antonio, Berta, Rubén, Rosa y Estíbaliz (la artífice de todo).

28 frente a 7, 7 frente a 28, pero  ¿por qué no dejarlo en empate? Durante los dos días que ha durado el I congreso Mujer Gastronómica no ha habido sexos, (cansada estoy de decirlo), sino profesionales que han expuesto sus inquietudes y anhelos en terrenos tan dispares como la gestión, la distribución, productos, clientes o periodismo gastronómico.

Más allá de impregnarse de olores, la facultad de Filosofía y Letras se ha dado un baño de auténticos debates sin tapujos, sin máscaras ni disfraces, en los que la reivindicación feminista no ha existido; y eso que muchos y muchas era lo que esperaban, pensaban o creían.

Cierto es que se han lanzado mensajes reivindicativos, pero eran tan profesionales y profundos que, si se cerraban los ojos, uno no era capaz de diferenciar los graves o agudos del mensaje.

Los pequeños y grandes productores se han quejado de sus problemas para entrar en las cadenas de distribución;  y los responsables de éstas han asumido responsabilidades aunque defendiendo posiciones.

“Hay que democratizar los productos”,  fue la gran frase de Rubén Valbuena de Cantagrullas que se quedó marcada en todos los asistentes.

Para investigadoras, como Lola Raigón y María Dolores de Miguel, así como cocineras como Yolanda Léon (Cocinandos), el reto del productor de hoy es “informar al consumidor” (profesional o no) con el objetivo de que puedan conocer todos los productos, desde su origen, es decir, su “trazabilidad”; pero también han exigido una mayor “incorporación de gente joven al campo” para que la agricultura “no muera”.  Y esto es cosa grave.

Desde el campo, uno de los agricultores con más peso en el panorama actual, Héctor Molina, ponía el alza el trabajo de las mujeres en su empresa y contaba que “sin ellas” no sería posible.

Frases lapidarias también fueron las algunas de las que expresó la sumiller Pilar Cavero, que comienza ahora una increíble aventura en Estados Unidos tras su brillante paso en el Celler de Can Roca: “El servicio de sala es profesión de futuro y se tiene que profesionalizar más”.

Detrás de este congreso hay una profesional valiente: Estíbaliz Redondo

Detrás de este congreso hay una profesional valiente: Estíbaliz Redondo

Del mundo de la sala, también otra visión rotunda, la que hizo Elisabeth Iglesias, directora de sala de Mugaritz: “Hacer fotos de platos y salir a fumar perjudica el ritmo del servicio”. Ahí es nada, pero qué bien dicho y acertado.

Para la memoria, también quedó grabada la afirmación de Elena Adell, enóloga de Pernod Ricard: “Salvo en la alta cocina, el vino es una asignatura pendiente en muchísimos restaurantes”.

Y así, un gran listado de propuestas y retos que dieron paso a la parte de comunicación y gastronomía, un ámbito de este mundo en el que tantos actores,  aprendices de periodismo y aficionados  hay en acción.

Si Pilar Salas de la Agencia Efe defendía la profesionalidad ante la ingente llegada de notas de prensa, un hecho ante el que “hay que discriminar” y no hacer un “corta y pega”, Rosa Rivas pidió diferenciar entre “publicidad e información”.

Por su parte, Roser Torras, directora de GSR, criticó la “falta de respeto” que algunos medios de comunicación muestran a su trabajo al mandar a sus eventos a “profesionales recién llegados” y sin preparación en la materia. Nuevos profesionales, aunque no siempre con el interés necesario, a los que tienen parece que hay que “darles la nota de prensa hecha”, aunque desde GSR, como puntualizó,  “se niegan”.

El sabor de boca ha sido excelso, ha sido un festín pantagruélico para el alma, un acicate para los egos y un remanso gastronómico donde se ha navegado con auténtica libertad. Y eso que ha sido un congreso sin hashtag!. Ahí lo dejo.

Ojalá haya una segunda edición, esperemos que sea en Córdoba aunque tengo mis dudas a juzgar por el poco interés de algunas, y digo algunas, instituciones públicas y privadas y medios de comunicación cordobeses (cegados ya por la supuesta “gran cita” gastronómica cordobesa, el Califato Gourmet).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s